Los 8 tipos de inteligencia y su importancia para la Gestión de Proyectos

En la actualidad la teoría más extendida al respecto es la de las inteligencias múltiples de Howard Gardner, que aporta actualmente ocho tipos de inteligencia: lingüística, lógico-matemática, espacial, interpersonal, intrapersonal, musical, kinestésica y naturalista.

La teoría de las inteligencias múltiples dice que los tipos de inteligencia son independientes, es decir, que las personas pueden destacar en diferentes tipos de inteligencia por separado. Este punto es ampliamente discutido en la comunidad científica y no ha podido ser comprobado, pero independientemente de este hecho se utiliza la diferenciación propuesta por Howard Gardner tanto en recursos humanos como en gestión de equipos de trabajo, aunque no siempre para hablar de inteligencia sí para distinguir los tipos de facultades o habilidades de las personas.

A continuación repasamos los tipos de inteligencia, discutiendo brevemente su importancia en la gestión de proyectos y las posibles formas de entrenarlas.

Inteligencia lingüística

Es aquella que determina la capacidad para comprender y utilizar el lenguaje. Por lo tanto, la inteligencia lingüística es la que se aplica en la lectura, escritura, y comunicación verbal (hablar y escuchar). La comprensión lectora, la utilización de un amplio vocabulario, la capacidad de escritura, o el aprendizaje de idiomas son muestras de inteligencia lingüística. De especial importancia en oradores, escritores y líderes políticos, este tipo de inteligencia es también importante en un Gestor de Proyectos, puesto que nos ayudará en la preparación de documentos como informes o presentaciones al management y nos permitirá comunicar de manera clara y precisa.

La participación en debates, la lectura de novelas y ensayos o la escritura de cualquier tipo de documento sirven para desarrollar la inteligencia lingüística.

Inteligencia lógico-matemática

La inteligencia lógico-matemática abarca la capacidad de calcular, formular y verificar hipótesis, razonar causas y consecuencias o identificar modelos abstractos. Este tipo de inteligencia es de especial importancia para la resolución de problemas matemáticos y la comprensión de sistemas físicos, y forma junto con la inteligencia lingüística el concepto tradicional de inteligencia.

Las profesiones relacionadas con las matemáticas y la física como economía o ingeniería requieren especialmente de este tipo de inteligencia.

La capacidad de identificar causas y consecuencias y de resolver problemas abstractos nos será de especial utilidad en la Gestión de Proyectos. Además, la inteligencia matemática nos aporta una base para la comprensión de la parte de Gestión relacionada con la contabilidad de la empresa y el proyecto.

Los juegos de lógica y la resolución de problemas matemáticos nos ayudan a entrenar este tipo de inteligencia.

Inteligencia espacial

En este caso hablamos de la capacidad de percibir, imaginar y presentar ideas o formas visualmente. La inteligencia espacial se observa en la interpretación y realización de dibujos o bocetos.

Como es obvio, los arquitectos, ingenieros y artistas en general (pintores, fotógrafos, cineastas) requieren de un alto nivel de inteligencia espacial o visual.

La necesidad de este tipo de inteligencia dependerá altamente del tipo de proyectos que gestionemos, siendo bastante importante en proyectos de ingeniería y construcción por su relación con la interpretación de planos.

Inteligencia interpersonal

Esta inteligencia facilita especialmente el trabajo en equipo, puesto que permite interpretar las intenciones, deseos y sentimientos de los demás. Bajo el manto de inteligencia interpersonal podemos ubicar los “soft skills” que son de vital importancia en la gestión de equipos de trabajo. Todas las actividades relacionadas con la correcta motivación de nuestros trabajadores requieren en gran parte de una buena inteligencia emocional.

Otros perfiles profesionales que requieren de inteligencia interpersonal son docentes, psicólogos, abogados o gestores en general.

Los juegos de mesa, el análisis de videos y películas, las prácticas situacionales… nos permiten entrenar la inteligencia interpersonal o emocional.

Inteligencia intrapersonal

La inteligencia intrapersonal está relacionada con el conocimiento y control de uno mismo, y se percibe en la comprensión de las propias emociones, la capacidad de influenciar sobre las mismas y la posibilidad de expresarlas y razonarlas. Mientras que la inteligencia interpersonal se ocupa de la relación con los demás, la intrapersonal nos permite “trabajar con nosotros mismos”, puesto que nos aporta la posibilidad de estimar correctamente nuestras posibilidades, fijarnos metas y utilizar el autocontrol para alcanzarlas.

La inteligencia intrapersonal, aunque no directamente relacionada con la Gestión de Proyectos, consideramos que supone la base necesaria para ejecutar la carrera profesional que nos propulsa y mantiene en la posición de Gestor de Proyectos. En concreto, el autocontrol y la fijación y ejecución de metas son requisitos indispensables para obtener el éxito como Jefe de Proyectos.

La meditación, el entrenamiento de constancia, el ejercicio físico, la realización de proyectos individuales, la petición de feedback o el diálogo personas cercanas nos ayudarán a entrenar la inteligencia intrapersonal.

Inteligencia musical

La inteligencia musical está relacionada con la capacidad para escuchar y tocar instrumentos o interpretar y analizar el sonido. Obviamente los músicos, compositores, cantantes, directores de orquesta… son los más relacionados con la inteligencia musical.

Excluyendo el caso de proyectos relacionados con el ámbito musical o acústico, este tipo de inteligencia no es relevante en la Gestión de Proyectos. Es por ello que no hablaremos más en detalle sobre la misma.

Inteligencia kinestésica

De manera similar a la anterior, la inteligencia kinestésica no está relacionada directamente con la Dirección de Proyectos, puesto que se refiere a la capacidad de realizar actividades físicas. La rapidez, fuerza, flexibilidad, coordinación y equilibrio son facetas de la inteligencia kinestésica, una de las más discutidas en el ámbito científico.

Inteligencia naturalista

La inteligencia naturalista es la capacidad para percibir similitudes y diferencias entre especies, individuos u objetos. La capacidad de reconoces y distinguir plantas o animales es la muestra más evidente de inteligencia naturalista, pero también lo es todo lo relacionado con el clima y sus repercusiones en nuestro comportamiento. De especial importancia para biólogos o en ciencias ambientales, la aplicación de la inteligencia naturalista en Gestión de Proyectos es mínima.

Deja un comentario