Seis consejos para aumentar tu creatividad

En nuestro día a día como Gestor de Proyectos se nos plantean problemas de diferentes características que rara vez se repiten, los cuales precisan de creatividad para su resolución. Tanto si son conflictos con clientes o proveedores, problemas con trabajadores de nuestro equipo, temas técnicos de difícil resolución o conflictos en el cronograma, las soluciones a todos ellos requieren la capacidad de pensar y evaluar diferentes posibilidades para encontrar el camino necesario. Un Gestor de Proyectos creativo será capaz de pensar en muchas reacciones posibles a cada problema, lo cual facilita encontrar la solución óptima en cada caso para progresar en el proyecto.

A continuación explicamos seis sencillos consejos para aumentar tu creatividad.

  1. Prueba cosas diferentes. Cuando creamos algo normalmente no lo hacemos de raíz sino que estamos mezclando estímulos o experiencias que hemos tenido anteriormente. Por eso mismo, los cambios son indirectamente una fuente de inspiración. Debes salir constantemente de tu zona de confort y perder el miedo a intentar cosas diferentes. Prueba nuevos deportes y hobbies, visita exposiciones, asiste a conciertos, viaja a nuevos sitios, aprende, lee, conoce a diferentes tipos de personas, etc. En definitiva, amplía en lo posible tu “input”.
  2. Comparte las situaciones con los demás. Hablar sobre tu proyecto con tus compañeros o tu pareja te ayudará a aclarar tus propias ideas y analizar el origen de las situaciones y acciones, así como tu propio proceso de trabajo. Es importante que no te dediques a quejarte sino que te limites a explicar tus problemas con la idea de pensar en soluciones. Además, quizás una de las personas con las que hables tenga una buena idea para una solución.
  3. Disfruta de tu trabajo. Cuando amas lo que haces realizas tu trabajo con pasión, y este entusiasmo hace que no te bloquees ante los problemas que puedan surgir y busques enérgicamente el camino para solventar los mismos. Para mejorar tu actitud ante el trabajo como Gestor de Proyectos debes ser consciente de su importancia, del gran nivel de flexibilidad y responsabilidad que te aporta tu trabajo y de todo lo que tus proyectos hacen posible, tanto si se trata de nuevos productos, construcciones, instalaciones o nuevos procesos en la empresa.
  4. Dedica tiempo a la creatividad. Para ser creativo son necesarios un espacio de tiempo y una cantidad de energía por tu parte. Es por eso que es necesario descansar adecuadamente por las noches y evitar estar sobresaturado en el trabajo. Bajo nuestro punto de vista deberías disponer de aproximadamente un veinte por ciento de tu tiempo de trabajo para pensar sobre el proyecto, el equipo de trabajo, el cliente, los proveedores, etc. Durante este tiempo sin trabajo completamente productivo podrás analizar las situaciones del proyecto e idear soluciones a las mismas. Por lo tanto, la sobrecarga de trabajo es una enemiga de la creatividad porque no nos permite dedicar tiempo a la misma. Intenta evitar esta situación en la medida de lo posible. Además, la inactividad y el aburrimiento suelen ser una gran fuente de creatividad. Por eso, cuando dediques tiempo a la creatividad te recomendamos evitar utilizar el teléfono móvil, navegar en internet, leer o charlar con los compañeros. Una buena opción puede ser permanecer inactivo en el camino al trabajo o del trabajo a casa.
  5. Ten la actitud adecuada. Piensa en ti mismo como en una persona creativa. Intenta enfocar tus ideas hacia soluciones en lugar de hacia problemas. Convéncete de que eres la persona adecuada para tu puesto de trabajo.
  6. Graba tus ideas. Es posible que pienses en tu proyecto en cualquier situación, por lo que es necesario que puedas grabar tus ideas en cada momento. Bien puede ser en tu teléfono móvil, una libreta o una grabadora, pero debes asegurarte de que ninguna de tus ideas se pierde por no poder escribirla o grabarla en el momento en que aparece. Piensa en situaciones como conduciendo camino a casa, tomando un baño, desayunando el fin de semana, etc. Además de evitar que las ideas se puedan perder, el hecho de apuntarlas evita que tengamos que dedicar un esfuerzo mental a recordarlas. De este modo reservamos nuestra energía para la creatividad.

Deja un comentario