Principios y valores en la Gestión de Proyectos

Estos son mis principios. Si no le gustan, tengo otros.

Esta famosa frase de Groucho Marx resulta divertida por su incoherencia. Sin embargo, nos encontramos constantemente con personas y organizaciones que carecen de unos principios claros o que cambian constantemente su manera de pensar y de actuar, algo que les hace totalmente imprevisibles.

Código ético de las empresas

En cualquier empresa de un tamaño considerable nos encontramos con un código ético, principios y valores de la organización. Aquí tienes como ejemplo los de Iberdrola, Mapfre, y Banco Santander.

Los principios son aquellos aspectos que consideramos inamovibles y no estamos dispuestos a negociar o a sacrificar en ninguna situación. Como se puede ver en los ejemplos anteriores, los principios empresariales suelen mencionar cosas como la igualdad, el compromiso social, el desarrollo sostenible, la importancia de sus trabajadores, el cumplimiento de leyes y normas, la orientación al cliente o la innovación.

Aunque todos estaremos de acuerdo en la importancia principios como los anteriores, es necesario reflexionar sobre la manera en que los aplicamos en nuestro puesto de trabajo. Cualquier empresa en la que trabajamos espera de nosotros que alineemos nuestra forma de pensar con su código ético. Así pues, no podemos anteponer la consecución de los objetivos de nuestro proyecto al cumplimiento de leyes o normativas, por ejemplo.

Principios y valores en la Gestión de Proyectos

Además de lo anterior, es posible que como Gestores de Proyectos consideremos importantes algunos valores adicionales. Un conjunto de principios y valores en nuestro trabajo alineado con los de nuestra organización podría ser:

  • Tener como objetivo principal la satisfacción del cliente
  • Respeto e igualdad de nuestros trabajadores
  • Fomentar la mejora continua y la innovación
  • Suministrar productos/proyectos de calidad
  • Cumplir con los plazos
  • Premiar el buen trabajo
  • Sinceridad y lealtad
  • Importancia de la prevención de riesgos y el medio ambiente

La importancia de ser consecuente

Una vez tenemos claros nuestros principios y valores es importantísimo el ser consecuentes, es decir, obrar de acuerdo a los mismos. No sirve de nada tener claros nuestros valores pero aplicarlos de manera distinta dependiendo del día, la persona o la situación.

Como nexo entre el equipo directivo y los trabajadores deberemos transmitir dichos valores a nuestro equipo de trabajo. La claridad y la constancia son fundamentales en esta función de enseñanza.

También será sumamente importante que nuestros compañeros puedan entender nuestra manera de pensar y de actuar como algo basado en esos valores. El cumplimiento de los mismos debería ser reforzado positivamente mientras que el incumplimiento (ejemplo clásico el de incumplir los plazos de entrega) debería ser corregido inmediatamente.

En Gestión de Proyectos Master estamos convencidos de que un líder coherente y consecuente tanto en lo positivo como en lo negativo es algo que cualquier trabajador desea tener, así que te pedimos que reflexiones sobre tus principios y los apliques constantemente en la gestión de tus proyectos y de tu equipo.

2 comentarios

Deja un comentario