Los Sprints de Scrum permiten dividir y vencer

Este artículo es una colaboración de Omar García, escritor de la web www.proyectum.lat. En dicha web encontrarás muchísima información valiosa sobre gestión de proyectos. Muchas gracias a Omar por permitirnos publicar esta entrada.


Scrum es una de las metodologías agiles más populares. Es una metodología adaptativa, iterativa rápida, flexible y eficaz, diseñada para entregar un valor significativo de forma rápida a lo largo de un proyecto. Scrum asegura la transparencia en la comunicación y crea un ambiente de responsabilidad colectiva y progreso continuo.” – Scrumstudy.com

¡Divide y vencerás! Es una máxima en la metodología Scrum, ya que a través de los Sprints, un proyecto que puede parecer enorme, se logra dividir en pequeños proyectos que son más fáciles de manejar.

¿Qué es un Sprint?

Se dice que es el corazón de la metodología Scrum. Cada sprint puede considerarse como un mini-proyecto que tiene una duración de un mes o menos. Al igual que los proyectos, los sprints son utilizados para lograr algo. Durante este periodo de tiempo, se crea un producto “terminado”, útil y potencialmente liberable.

Un error frecuente que se llega a cometer entre los que trabajamos en la dirección de proyectos es enfocarnos en la meta final. El problema de concentrarnos tanto en ese “entregable” final, es que muchas veces perdemos la perspectiva de los pequeños entregables que debemos ir cumpliendo, de esos pequeños logros que de algún modo van construyendo pieza a pieza ese gran proyecto.

sprint scrum

Para poder delimitar un sprint será necesario llevar a cabo una reunión de planeación con un máximo de duración de ocho horas, el objetivo de esta reunión es poder dar respuesta a dos preguntas en concreto:

1. ¿Qué puede ser terminado en este sprint?
2. ¿Cómo se conseguirá completar el trabajo seleccionado?

Para esta reunión de planeación, el cliente, quien en la metodología Scrum asume el rol de “Product Owner”, será responsable de presentarse con una lista de requisitos priorizada que represente sus expectativas respecto a los objetivos y entregas del proyecto. Esta lista también es conocida como “Product Backlog” y será la materia prima para poner a discusión el objetivo que el sprint debe alcanzar.

Ante la pregunta ¿qué puede ser terminado en este sprint? Son los encargados de ejecutar las tareas quienes deben dar respuesta, en este caso, el llamado “Equipo de desarrollo”. El número de elementos seleccionados del Product Backlog para completar el sprint es responsabilidad única del Equipo de desarrollo, solo ellos tienen la facultad para determinar lo que pueden lograr en un sprint.

Es el mismo Equipo de desarrollo, quien debe contemplar los suficientes detalles, como posibles riesgos y tareas a realizar, para determinar cómo pretende trabajar para conseguir el objetivo del sprint y así dar respuesta a la pregunta ¿Cómo se conseguirá completar el trabajo seleccionado?

Es importante mencionar que durante el desarrollo del sprint no se realizan cambios que puedan poner en riesgo el objetivo, sin embargo, conforme más se avanza en el desarrollo, el alcance puede detallarse e incluso renegociarse entre el Product Owner y el Equipo de desarrollo.

La idea principal de los sprints es logar un progreso continuo a través de entregables que en teoría deberían ser concluidos en un mes o menos. Para que esto se consiga, además de la planeación del sprint, se debe contemplar los “Scrum Diarios”, la “Revisión de Sprint” y la “Retrospectiva Sprint”, temas que trataremos en nuestra siguiente entrada.

Si eres una persona que conoce poco de Scrum o hasta el día de hoy no sabía nada del tema, esto es un buen comienzo para que tu próximo proyecto contemples la posibilidad de dividir el problema y te familiarices con términos como: Sprint, Product Owner, Product Backlog y Equipo de desarrollo.

Deja un comentario