Tecnología disruptiva: peligros y oportunidades

La creación del término “tecnología disruptiva” se atribuye a Clayton M. Christensen, profesor en la Harvard Business School. La RAE define disrupción define como “rotura o interrupción brusca”, por lo que una tecnología disruptiva es aquella que rompe la manera de ver o hacer las cosas, algo que tiene un impacto significativo en la economía y/o sociedad.

Las tecnologías disruptivas surgen por regla general para dar servicio a un mercado o una necesidad hasta el momento inexistentes. Debido al bajo volumen inicial y al nuevo segmento de mercado, las empresas tradicionales suelen ignorar estas tecnologías. Sin embargo, la tecnología avanza a mayor velocidad que el mercado, por lo que una tecnología minoritaria, en sus inicios enfocada a un nicho de mercado, puede evolucionar hasta fagocitar un mercado mucho mayor. Cuando esto se produce es cuando decimos que estamos ante una tecnología disruptiva.

En este video se explica de manera detallada el proceso por el que una tecnología disruptiva en la fabricación del aluminio revolucionó por completo dicha industria.

Uno de los mayores peligros para una empresa es morir de éxito. Enfocándose en los mercados y productos con mayor margen, una empresa exitosa tiende a ignorar las nuevas tecnologías puesto que en sus comienzos generan una baja rentabilidad. Mientras que en muchos casos dichas nuevas tecnologías nunca llegarán a suponer un peligro para la empresa, con la actitud pasiva dicha empresa puede ignorar tecnologías que serán disruptivas. Dichas tecnologías pueden llegar a cambiar el status quo de la industria y amenazar e incluso acabar con la empresa que antes fue líder en el mercado.

Ejemplos de tecnologías disruptivas en el pasado

A continuación vemos algunos ejemplos de tecnologías disruptivas que hemos podido observar en el pasado.

Smartphones

Los smartphones tienen su mayor estandarte en el iPhone, lanzado en el año 2007. Su gran pantalla táctil y su conexión 3G a internet tuvieron éxito inicialmente en un segmento relativamente pequeño de los usuarios de teléfonos móviles, al tratarse de un producto premium. Sin embargo, sus innovaciones acabaron por desbancar totalmente del mercado a aquellas empresas que siguieron fieles a sus productos habituales, como fueron Nokia (y su sistema operativo Symbian) y Blackberry (de la empresa RIM). En la gráfica de abajo podemos ver la evolución de Nokia y Blackberry en Estados Unidos en los cinco años siguientes al lanzamiento del iPhone, donde ya se aprecia la práctica desaparición de la primera y una gran reducción de ventas de la segunda.

En el siguiente enlace pueden ver también una gráfica para el mercado mundial de teléfonos hasta finales del 2016. La disrupción causada por el smartphone queda patente al ver la evolución de las dos empresas mencionadas anteriormente.

Automóvil

Los primeros automóviles creados a finales del siglo 19 no fueron una innovación disruptiva en su inicio, puesto que eran bienes de lujo dirigidos a un mercado muy reducido. Sin embargo, la posterior introducción del Ford Model T, fabricado en serie a partir de 1908 y con un precio mucho más asequible, sí produciría una disrupción en el transporte tal y como se conocía hasta entonces, puesto que hizo cambiar rápidamente el estándar del carro de caballos al automóvil. En la siguiente gráfica vemos la tremenda evolución del número de automóviles desde 1965.

Otras

El teléfono, la imprenta, el ferrocarril, la máquina de coser o las memorias flash son otros ejemplos de lo que en su momento fueron tecnologías disruptivas.

 

Nuevas tecnologías disruptivas

El avance tecnológico no es lineal sino más bien exponencial como presagiaba en 1965 la ley de Moore. Es por tanto lógico que en la actualidad las disrupciones tecnológicas sean cada vez más comunes, y que nos encontremos en un momento en el que se pueden estar gestando varias de ellas a la vez en diferentes industrias. A continuación listamos aquellas que son nombradas en la mayoría de artículos actuales al respecto.

Internet

Nosotros vemos la aparición y el uso generalizado de internet como un cambio de paradigma que abarca disrupciones en numerosas industrias y en la sociedad en sí misma. Internet ha cambiado y sigue cambiando la manera en que compramos, nos relacionamos, almacenamos nuestra información y nuestros recuerdos, viajamos, accedemos a todo tipo de servicios, etc. En su forma más clara unido a la utilización de los Smartphones (a lo que hemos dedicado ya un punto en este artículo), pero también en forma de disrupciones que se están gestanto actualmente como:

  • Computación en la nube, lo que hace accesible capacidades ilimitadas de computación y almacenamiento informático con tan sólo una conexión a internet y un hardware que permita la visualización y transmisión de datos. En este campo, empresas como Alphabet (Google), Amazon o Ali Baba están acabando con el modelo tradicional de gigantes como IBM.
  • Internet of things. Los aparatos con conexión a internet y en definitiva los hogares inteligentes suponen actualmente un nicho de mercado pero sin duda tienen serias posibilidades de convertirse en el estándar del futuro.
  • Consumo audiovisual. Con Netflix como alumno más aplicado, pero también con Youtube, Facebook o Amazon moviendo fichas, el consumo audiovisual está cambiando a pasos de gigante, dejando atrás los tradicionales radio y televisión al posibilitar un consumo barato y a la carta.
  • Criptomonedas. El fenómeno BitCoin y las criptomonedas en general se basan en la tecnología blockchain, la cual a su vez tiene en internet su herramienta fundamental. El blockchain amenaza con revolucionar los sistemas monetarios y bancarios de todo el mundo.

Impresión 3D

La impresión 3D es otra tecnología que actualmente se encuentra en gestación y se utiliza ya desde hace décadas sobre todo para la fabricación de prototipos. Sin embargo, el avance tecnológico puede hacer avanzar la impresión en 3D hasta sustituir a métodos de fabricación tradicionales, o incluso cambiar un mercado entero como es el de piezas de repuesto y reparación de aparatos.

Industria 4.0

La industria 4.0 se refiere en general a una fabricación altamente automatizada, en la que mediante el uso de sensores, computadores, sistemas integrales de gestión y robótica, la automatización comprenderá desde la gestión de pedidos y stock hasta la fabricación, logística y envío de productos acabados. La industria 4.0 es por lo tanto un término general que se nutre a su vez de internet, tecnología de sensores, computación en la nube, robótica e inteligencia artificial entre otros.

Robótica

Actualmente se está fraguando una nueva revolución en el campo de la robótica mediante los llamados robots colaborativos. La robótica industrial, utilizada desde hace décadas especialmente en la industria del automóvil, evoluciona para crear robots fácilmente programables, con reconocimiento de objetos y una cierta inteligencia artificial, que cada vez son más capaces de sustituir a humanos en labores no tan repetitivas como los robots “tontos” que se utilizaban hasta ahora. El impacto social de esta tecnología puede ser enorme y de hecho ya se está hablando por ejemplo de que los robots deberán pagar impuestos como si fueran trabajadores.

Electromovilidad y coche autónomo

Tesla, Apple, Google y todos los fabricantes clásicos de automóviles están trabajando tanto en el coche eléctrico como en la conducción automática. Ambos avances prometen cambiar el transporte completamente y en gran parte la industria del petróleo al utilizar una fuente diferente de energía. En este ámbito también tenemos el coche de hidrógeno como una posibilidad que podría incluso a su vez acabar con el coche eléctrico si se dieran los avances tecnológicos adecuados.

Generación de energía

El abaratamiento de las energías renovables, y sobre todo de la energía solar y eólica, junto con la cada vez mayor presión social por abandonar la generación convencional de carbón, gas y la nuclear, han hecho tambalear los cimientos de grandísimas empresas como EON o RWE en Alemania, aunque no tanto en España debido al mayor proteccionismo. En estos momentos nos encontramos a mitad de camino entre un modelo y el otro, lo que crea muchos riesgos pero también oportunidades en el mercado de la generación, transporte y almacenamiento de enrgía.

Realidad virtual

La realidad virtual también ha avanzado de manera impresionante en los últimos años y, aunque sigue representando una cuota de mercado marginal en el entretenimiento, tiene el potencial de cambiar nuestro concepto de entretenimiento, educación, turismo o actividades culturales.

 

Conclusión

Las disrupciones pueden acabar con empresas y sectores, pero también generan nuevas empresas y nuevos sectores en la economía. Por tanto, el personal directivo y también los gestores de proyectos deben ser conscientes del peligro, pero también de las posibilidades que implican dichas disrupciones tecnológicas.

Aquellas empresas y personas que trabajen desde un principio en los pequeños cambios en el mercado son las que tienen más posibilidades de prevalecer en el futuro. Mantener una cierta curiosidad por lo nuevo, tener facilidad de adaptación y disponer de afán por aprender son pues necesidades en nuestra organización, sus trabajadores, y ante todo en nosotros mismos para lograr un éxito continuado en el tiempo.

Deja un comentario