Personalidades preferentes – El indicador MBTI

El indicador MBTI (Briggs-Myers type indicator) está basado en las teorías sobre los diferentes tipos de personalidad del famoso psicólogo suizo Carl Jung y consiste en un test de unas 90 preguntas que nos permite identificar el tipo de personalidad. El MBTI fue publicado en 1944 dos años después de ser creado de manera conjunta por Katharine Cook Briggs y su hija Isabel Briggs Myers.

El resultado del test de personalidad junto con una autoevaluación nos permiten detectar nuestra preferencia dentro de cuatro campos diferentes:

  • De dónde obtenemos nuestra energía. Diferenciamos entre personas extrovertidas (E) o introvertidas (I).
  • Qué tipo de información preferimos usar. Aquí distinguimos entre personas sensoriales (S) o intuitivas (N)
  • Qué proceso preferimos usar para tomar decisiones. Tendremos aquí el raciocinio (T, de thinking) o las emociones (F de feeling)
  • Cómo solemos interactuar con nuestro ambiente. Tendemos bien a juzgar las cosas y calificarlas (J) o a percibirlas (P).

Las preferencias en cada uno de los campos anteriores pueden entenderse de manera similar al ser diestro o zurdo. Escribir con nuestra mano buena nos resulta más natural, rápido, fácil y requiere menos esfuerzo. Mientras tanto, aunque podemos escribir con la otra mano, requerimos para ello de mayor concentración, tiempo y esfuerzo. Además, algo escrito con nuestra mano débil no es reconocible como nuestra propia letra. De algún modo sentimos que aquello no nos pertenece.

De manera similar, nuestras preferencias de personalidad nos indican la manera de pensar, relacionarnos y actuar con la que nos sentimos más cómodos. Con esfuerzo y constancia podemos entrenar otros tipos de personalidad y movernos entre los mismos, de manera similar a la que podemos aprender a escribir con las dos manos. No obstante, siempre mantendremos una determinada preferencia.

El MBTI nos da como resultado una preferencia de personalidad que nos indica nuestra tendencia en cada uno de los cuatro campos presentados más arriba. Por ejemplo, ESTJ sería una persona extrovertida, sensorial, racional y calificadora. De lo anterior se deduce que en total tendremos dieciséis tipos de personalidad según el MBTI.

A continuación explicamos las diferencias entre las dos posibles opciones en cada uno de los cuatro campos de los que consta el tipo de personalidad.

Actitud: Extrovertido – Introvertido (E-I)

Algunas características de las personas extrovertidas son:

  • Son comunicativas
  • Ganan energía mediante la acción
  • Se interesan por muchas cosas diferentes
  • Tienden a interrumpir durante las reuniones
  • Tienden a actuar lo antes posible

Las personas introvertidas, por el contrario:

  • Son menos expresivas y menos comunicativas
  • Ganan energía mediante la concentración y el pensamiento
  • Tienen pocas aficiones que cultivan intensamente
  • Son reacios a dar su opinión en las reuniones
  • Tienden a pensar antes de actuar

Funciones de percepción: Sensorial – Intuitivo (S-N)

Las personas sensoriales:

  • Se interesan por hechos
  • Piensan de manera realista
  • Se centran en aquí y ahora
  • Se aseguran de que las cosas funcionan en la práctica
  • Pretenden conocer los detalles

Las personas intuitivas sin embargo:

  • Se interesan por la situación de manera más global
  • Piensan de manera imaginativa
  • Intentan anticipar el futuro
  • Se aseguran de que las cosas funcionan en la teoría
  • No les molestan las ambigüedades

Funciones de decisión: Racional – Emocional (T-F)

Algunas características de las personas racionales son:

  • Utilizan el razonamiento lógico
  • Deciden de manera objetiva
  • Se centran en las tareas
  • Observan los problemas desde fuera
  • Tienden a criticar

Las personas emocionales:

  • Utilizan valores individuales en sus decisiones
  • Consideran las circunstancias personales
  • Se centran en las relaciones
  • Observan los problemas desde dentro
  • Tienden a alabar

Estilos: Calificador – Perceptivo (J-P)

Los calificadores:

  • Tienden a tomar decisiones
  • Prefieren actuar de manera estructurada
  • Programan las actividades
  • Planean las cosas paso a paso
  • Organizan las cosas antes de empezar

Las personas perceptivas:

  • Prefieren mantener varias opciones
  • Favorecen la flexibilidad
  • Les gusta dejarse sorprender
  • Prefieren ser espontáneos
  • Pasan directamente a la acción

Conclusión

No existen tipos de personalidades mejores o peores, y tampoco más o menos aptas para un trabajo. Además, cualquier persona puede pensar o actuar de acuerdo a cualquier tipo de personalidad. La personalidad preferente simplemente nos indica la manera de ser con la que nos sentimos más cómodos.

Reflexionar sobre nuestro tipo de personalidad, pero también sobre la de los miembros de nuestro equipo y nuestros clientes, nos ayudará a entender por qué a veces pensamos, nos expresamos y actuamos de manera diferente. Estos aspectos son decisivos en la preparación de negociaciones o en la resolución de conflictos, como veremos en próximos artículos.

Un comentario

Deja un comentario