Niveles de motivación personal – Obligación y Convicción

La motivación es un factor esencial para lograr el éxito en nuestro proyecto. En nuestro trabajo como Jefe de Proyectos solemos enfocarnos en mejorar la motivación del equipo, pero tendemos a menospreciar algo que es al menos igual de importante: la motivación individual de los integrantes del equipo. Si bien es cierto que no podemos emplear una gran cantidad de energía y tiempo en la motivación de cada uno de nuestros compañeros, en este artículo vemos cómo con un esfuerzo mínimo podemos detectar situaciones peligrosas y actuar al respecto.

Lo que proponemos en Gestión de Proyectos Master es el uso de una matriz de motivación, en la que evaluamos tanto el grado de obligación como el grado de convicción en la realización de una tarea o proyecto. Estos dos factores nos proporcionan una visión muy interesante sobre la motivación de un trabajador, y como vemos más adelante nos permiten identificar las situaciones críticas en nuestro Proyecto.

Obligación

En cuanto al grado de obligación, podemos distinguir entre los siguientes tipos de actitud:

  1. Me obligan a hacerlo
  2. Tengo que hacerlo
  3. Quiero hacerlo
  4. Voy a hacerlo

La diferencia es obvia en cuanto al agente motivador detrás del trabajador, el cual varía entre la sensación de obligación interpuesta y la motivación intrínseca de nuestro trabajador. Cuanto más nos acerquemos al “voy a hacerlo” más seguros podemos estar de que esa persona hará todo lo posible por ejecutar la tarea de manera satisfactoria.

Convicción

En cuanto al grado de convicción o seguridad en la consecución de un objetivo, nos encontramos con los siguientes esquemas de pensamiento:

  1. No puedo hacerlo
  2. No sé si puedo hacerlo
  3. Quizás pueda hacerlo
  4. Puedo hacerlo

En este caso la motivación proviene de la seguridad en sí mismo de nuestro trabajador. Cuanto más convencido esté de que es capaz de realizar la tarea, más seguros podemos estar de que tendrá éxito en su propósito. La razón principal es que siempre intentamos tener razón, puesto que el mero hecho de pensar que podemos lograr algo implica que haremos todo lo posible por lograrlo.

Niveles de motivación

Con los conocimientos expuestos anteriormente podemos crear una matriz de motivación en la que emplazar a nuestro equipo. Dependiendo de la suma de convicción y obligación nos encontraremos en un cuadrante más o menos positivo en cuanto a la motivación total.

Los cuadrantes verdes nos indican un gran nivel de motivación total, mientras que los cuadrantes naranjas y en especial los rojos nos indican la necesidad de actuar, bien sea aumentando el nivel de motivación de nuestro trabajador o incluso cambiando el responsable de la tarea. Es importante recordar que aquellos trabajadores que permanezcan en un cuadrante rojo durante demasiado tiempo tendrán una probabilidad muy baja de éxito, lo que sin duda acabará repercutiendo en nuestro proyecto.

Conclusión

Te proponemos los siguientes pasos para ayudar a mejorar la motivación de los integrantes de tu equipo:

  • Piensa en la clasificación expuesta en este artículo y utiliza la matriz expuesta para posicionar a tu equipo en la misma.
  • Actúa con decisión en los trabajadores que se encuentren en los cuadrantes rojos y naranjas, bien sea creando una actitud más positiva en cuanto a la obligación de realizar la tarea o aumentando su convicción de que es capaz de realizarla.
  • Vuelve a evaluar la situación pasado un tiempo, y cambia las tareas en los casos más críticos si no has observado mejoras.

Recuerda que reflexionar sobre la motivación de los trabajadores y actuar en consecuencia te ayudará a completar tu proyecto con éxito.


El otro gran factor del éxito, la motivación de equipos:

Seis formas de aumentar la motivación de tu equipo


 

Deja un comentario