Morir de éxito

El concepto de morir de éxito se puede aplicar a una persona, un proyecto o una empresa y es lo que sucede cuando el éxito anterior ocasiona un exceso de confianza que acaba llevando al fracaso.

El mundo se encuentra en un cambio constante. Las nuevas tecnologías, nuevos procesos, nuevas empresas, nuevos mercados, etc. causan que sea necesario adaptarnos para lograr el éxito, pero también para mantenerlo una vez logrado. Aquello que nos lleva hoy al éxito no será lo necesario dentro de unos años. Por tanto deberemos adoptar nuevas herramientas y procesos constantemente para lograr seguir siendo los mejores en una actividad determinada.

Esta visión puramente lógica choca de frente con una realidad en la que los trabajadores suelen ser perezosos y reacios al cambio. Si además de tener esta actitud, los trabajadores cuentan con la baza a favor de que la empresa o los proyectos tuvieron éxito en el pasado, entonces nos encontramos con una gran resistencia a la hora de realizar los cambios necesarios.

morir de éxito

Yo he trabajado durante años en una empresa multinacional en la que había muchos trabajadores que estaban en esa misma empresa desde hacía más de treinta años. Estas personas habían comenzado dibujando planos a mano y realizando proyectos en una década que ahora son realizados en tres años. Vivieron una época en la que la ingeniería alemana se vendía por sí sola y apenas tenía competencia en el resto del mundo por estar mucho más desarrollada. Realizaban proyectos de ingeniería y construcción con márgenes del veinte por ciento.

La empresa había sido exitosa durante muchos años y de hecho continuaba ganando dinero, pero era evidente el desgaste en los últimos años debido a que los trabajadores se habían acomodado en exceso y a que la competencia de otros países había mejorado hasta igualar la calidad alemana. Los márgenes actuales son ínfimos y es preciso trabajar de manera eficiente y profesional para seguir ganando dinero.

Estos trabajadores continuaban reacios a cambios tan necesarios como profesionalizar la gestión de proyectos, instaurar la figura del Contract Manager o trabajar con grupos de ingeniería en Europa del este o India para competir con los precios de empresas de otros países con mano de obra más barata. La actitud de los ingenieros y directivos, justificando la falta de adaptación con los éxitos pasados, es lo que acabó llevando a que la empresa decidiera cerrar la sucursal alemana por la baja rentabilidad y el continuo empeoramiento de la misma.

Si la empresa no hubiera sido tan exitosa en el pasado, entonces sus trabajadores habrían aceptado mucho más fácilmente la necesidad de cambios para triunfar. Sin embargo, irónicamente ese mismo éxito les acabó llevando al posterior fracaso.

Es preciso que comprendas la importancia de esta entrada tanto en tu vida profesional como en el desarrollo de proyectos. El hecho de alcanzar el éxito no debe ser razón para acomodarte y esperar que dicha posición se mantenga por sí sola. La mejora constante debe ser una prioridad tanto para alcanzar el éxito como para mantenerlo.

Un comentario

Deja un comentario