Cómo es el escritorio de un jefe de proyectos exitoso

Con el ánimo de no complicar en exceso esta entrada vamos a contemplar dos factores que combinados nos llevan a tan sólo cuatro tipos de escritorios para después ver qué imagen proyecta cada tipo de escritorio. Los dos factores son:

  • Vacío o lleno
  • Desordenado u ordenado

Así pues, basándonos en lo anterior tendremos cuatro tipos de escritorio que pasamos a comentar a continuación.

Escritorio gestor proyectos

Vacío y desordenado

Un escritorio vacío y desordenado es el peor tipo de escritorio. El hecho de estar vacío proyecta una pequeña carga de trabajo, mientras que el desorden indica que ni siquiera con una reducida carga de trabajo dicha persona es capaz de trabajar de manera ordenada. Por lo tanto, parece que nos encontremos ante el escritorio de una persona incapaz, o en todo caso desmotivada. Seguro que no es la imagen que deseas ni para ti ni para tu equipo de trabajo.

Vacío y ordenado

Un escritorio vacío y ordenado es aquel en el que no se encuentran apenas documentos, notas o post-its. Además, las pocas cosas que se encuentran en el escritorio están perfectamente ordenadas. En general, este escritorio da la impresión de no estar siendo utilizado. En todo caso, parecerá pertenecer a una persona organizada y estructurada, pero también con muy poca cantidad de trabajo. Es posible que la persona con un escritorio vacío y ordenado trabaje exclusivamente de manera digital y por eso no necesite de material de oficina, pero para un observador externo esta persona parece tener poca carga de trabajo por el mero hecho de poder permitirse tener un escritorio limpio y ordenado. Solamente por la imagen que proyecta este escritorio, te recomendamos huir del mismo ya que la imagen que proyecta no es la de un jefe de proyecto exitoso.

Lleno y desordenado

Un escritorio lleno proyecta una gran carga de trabajo. El hecho de estar desordenado puede implicar dos cosas: una carga de trabajo excesiva o una incapacidad para organizar el trabajo, lo que hace que esa persona esté desbordada. En todo caso, un escritorio lleno y desordenado dará la impresión de que esa persona no es capaz de trabajar de manera efectiva puesto que no sabe organizar las prioridades. Parece estar trabajando en todo al mismo tiempo, lo que tarde o temprano creará problemas bien en forma de fallos o de incumplimiento de plazos.

Lleno y ordenado

Un escritorio lleno y ordenado proyecta exactamente la imagen de un buen gestor de proyectos. Una persona con mucha carga de trabajo, pero que organiza el mismo de manera que sabe en todo momento lo que tiene prioridad y cómo encontrar la información necesaria. Puedes tener unos archivadores con el contrato impreso, un diagrama de Gantt pegado en la pared, varios post-its con las tareas más importantes, algunas hojas en sucio para apuntar ideas, documentos y emails para consultar, algún libro de referencia sobre dirección de proyectos o gestión de contratos, una carpeta con documentos de entrada y de salida, una caja con tarjetas de visita… pero todo ello perfectamente ordenado.

Dado que un escritorio así proyecta la imagen de un buen director de proyectos, te recomendamos que te ocupes de tener el escritorio tal y como lo hemos descrito, independientemente de si realmente utilizas o no todos los documentos. Piensa que tu escritorio es una forma de presentarte como trabajador, y como tal debes cuidarla al igual que lo haces con tus modales o tu manera de vestir. Una parte importante de cómo te perciben tus compañeros y jefes se basa en lo que proyecta tu imagen, así que si te ocupas de parecer un buen gestor de proyectos así será cómo los demás tenderán a percibirte.

Deja un comentario