9 trucos para mejorar tus relaciones personales

No es ningún secreto que una buena relación personal es la base perfecta para hacer negocios y para desarrollar proyectos, y la razón principal es muy simple: todos disfrutamos trabajando con personas que nos caen bien. Tanto si pretendemos vender, negociar o acordar algo con alguien debemos por lo tanto empezar por tener una relación personal lo mejor posible con esa persona. En este artículo te explicamos nueve sencillos trucos para mejorar tus relaciones personales.

Conviene indicar que la mayoría de los consejos de este artículo están basados en los de Dale Carnegie, un experto en ventas que vivió en Estados Unidos entre 1888 y 1955. En su famoso libro de 1936 “Cómo ganar amigos e influir sobre las personas” compartió recomendaciones universales y atemporales sobre cómo entablar relaciones personales. A continuación repasamos aquellas que consideramos las más importantes.

Interésate sinceramente por los demás

No hay nada que tenga más importancia para nosostros que nosotros mismos, puesto que la vida es una búsqueda continua de nuestro propio bienestar. Cuando una persona se interesa genuinamente por nosotros y nos pregunta sobre nuestro trabajo, nuestras aficiones o nuestra vida social rápidamente nos sentimos bien con esa persona. Dicho de otro modo, sentimos afecto hacia las personas que se interesan por nosotros. Es por eso que si quieres ganarte el afecto de una persona deberás interesarte por dicha persona en lugar de “venderte a ti mismo” intentando exponer lo interesante o lo divertido que eres.

Deberás también mostrar simpatía por las ideas y los deseos de tu interlocutor. Intenta ser un buen oyente y procura hacer que los demás hablen de sí mismos puesto que esto te permitirá conocerles mejor además de hacerles sentir bien.

Evita los sentimientos negativos

Cuando estás entablando una nueva relación es recomendable evitar sentimientos negativos, así que es preferible no criticar y no quejarse, para en lugar de eso hablar sobre cosas positivas. De esta manera evitamos que nuestro interlocutor asocie nuestra presencia a temas negativos.

Muestra aprecio y respeto

Mostrar aprecio hacia las cualidades positivas del prójimo y respecto a sus opiniones y actitudes significa en definitiva valorar a la otra persona. ¿A quién no le gusta sentirse valorado por los demás?

Algo que a todos nos gusta es escuchar cumplidos, así que no escatimes con ellos y hazle saber a tu interlocutor qué es lo que más te impresiona o admiras de él.

Evita dar órdenes

Nuestra naturaleza hace que reaccionemos de manera negativa a las órdenes directas, hasta tal punto que sentimos un deseo de hacer lo contrario de lo que se nos ordena. Es por eso que la psicología inversa funciona tan bien. Debemos por lo tanto evitar dar órdenes en la medida de lo posible e intentar generar el deseo de hacer algo mediante preguntas o sugerencias. Además, es evidente que cuando ordenamos las cosas no estamos generando una buena relación personal, sino que simplmenete utilizamos nuestro poder jerárquico como gestores de proyectos.

Evita discusiones

Es muy difícil que una relación se vea reforzada después de una discusión, por lo que lo mejor que puedes hacer es evitar las discusiones si tu prioridad es mantener o mejorar una relación personal. Para ello es necesario separarnos de nuestro propio ego (todos queremos tener la razón) y saber evitar las discusiones innecesarias.

Sonríe

Una sonrisa es la forma más natural de expresar simpatía hacia otra persona y, tal y como hemos visto anteriormente, tendemos a apreciar a las personas que nos aprecian. Es por eso que sonreír es una manera muy eficiente de hacer amigos.

Muéstrate vulnerable

Hablar de tus propios errores y de tus defectos hace que te muestres como una persona más cercana. Por supuesto deberás decidir hasta qué punto y en qué situaciones es recomendable mostrarte vulnerable.

Muestra empatía

Entender los sentimientos de los demás y sabernos poner en su piel es un arma muy importante para entablar relaciones personales puesto que nos permite entender a los demás.

Haz que tu interlocutor se sienta bien

Por último, este punto viene a ser una declaración de intenciones que en contiene a todos los puntos anteriores. Si lo piensas, los ocho puntos descritos más arriba vienen a ser un manual de cómo hacer que tu interlocutor se sienta bien. Los demás quieren compartir el tiempo con nosotros cuando saben que les hacemos felices, por eso debes centrarte en lograr esa sensación en los demás.

Deja un comentario